Que Jaime Valdés quiera partir, es exclusiva responsabilidad de Blanco y Negro, quien no tiene un proyecto deportivo serio que seduzca al jugador.

Por @Roidrigo

 

Hace ya unas semanas que se sabe el interés de San Lorenzo de Almagro por Jaime Valdés. Si bien el volante tiene contrato vigente y siempre ha manifestado su deseo de seguir en Colo Colo, las malas decisiones dirigenciales tienen al Pajarito con deseos de volar hasta el otro lado de la cordillera.

Sí. Si se va Jaime, el equipo se despotenciaría de manera considerable, sobre todo cuando ya no pueden haber más incorporaciones para el Clausura. Sí. El Clausura ya comenzó y que Valdés salga, significa un cambio de esquemas y planes para el Coto Sierra. Sí. Si se va Valdés, Colo Colo se quedaría sin una de sus principales figuras para jugar la Copa Libertadores.

Todo lo anterior es verdad. Sería un gran problema la salida de Valdés, pero luego de leer sus declaraciones, no queda más que encontrarle la razón al (por ahora) jugador de Colo Colo.

Primero que todo, para Colo Colo el salir campeón del torneo nacional es lo mínimo que se le puede pedir. Para un club del tamaño de Colo Colo, no se le puede poner como meta sólo ser campeón en su país.

Segundo. Me parece vergonzoso que la principal meta para Colo Colo sea pasar a segunda fase de Copa Libertadores. Es verdad, hace mucho tiempo que no se pasa la fase de grupos; pero esa no puede ser una meta para un club como Colo Colo. Me parece, a lo menos, mediocre y lamentable.

En la columna anterior ya hablé del tema de refuerzos. Es indignante y sorprendente lo que pasa al momento de contratar jugadores. Es inaceptable que los nuevos miembros del plantel se sumen una vez que el torneo está en marcha (más cuando el torneo es tan corto), cuando lo ideal es que se pueda hacer una pretemporada con todo el plantel armado. Basta de decir que no hay dinero para poder hacer buenas contrataciones. Señor Mosa, está en Colo Colo.

Por todo lo que pasa, no es extraño que Jaime Valdés quiera partir. El proyecto deportivo de San Lorenzo es mucho más tentador que el que le ofrece Colo Colo. Es normal que un jugador quiera competir por algo grande, cuando le queda tan poco de carrera. Es normal que un jugador tan talentoso quiera ir a ganar la Libertadores y no sólo a participar.

Está bien, todavía no se juega nada. No se puede presagiar nada, menos en esto del fútbol. No hay nada garantizado, todo puede pasar. Pero las circunstancias no hacen pensar que haya un final feliz para Colo Colo en la Copa Libertadores. No sólo porque haya un plantel corto, sino porque parece no haber interés por parte de los dirigentes que Colo Colo pelee grandes cosas. Ojalá me equivoque.

Llegó la hora de que Blanco y Negro haga las cosas de manera seria. No puede ser que el motivo para no poder fichar a un jugador, sea que un celular haya estado apagado. No puede ser que un club tan grande no tenga los ingresos suficientes para poder armar un buen plantel. Llegó la hora de que los objetivos sean ambiciosos y de que de una buena vez el equipo vaya a competir y no sólo a participar a la Copa Libertadores.

Ahora solo queda esperar hasta el 4 de febrero que es cuando se cierra el libro de pases en Argentina. Por el bien de Colo Colo, ojalá Pajarito se quede. En caso contrario, sólo queda desearle el mayor de los éxitos, don Jaime Valdés.

 

¡Comenta esta noticia!