Por Francisco Herrera.- Comenzó un nuevo Torneo de Primera B y con eso regresaron las esperanzas de un pronto ascenso entre la hinchada loína. El debut frente a Coquimbo en condición de visitante era auspicioso. Los piratas venían de hacer un paupérrimo torneo el semestre pasado y además habían caído goleados en Copa Chile. Pero Carlos Rojas no pudo triunfar en su debut naranja en busca del ascenso, cayendo derrotado por la mínima. Pero, ¿mereció mejor suerte Cobreloa en su debut? A mi parecer, sí.

Todos los partidos se complican con goles tempraneros. Apenas corrían 4´de partido y el canterano naranja Iván Ledezma, hoy en Coquimbo, anotó el único gol del encuentro. Tras el partido los loínos reconocerían que se tardaron entre 10 a 15 minutos para acomodarse en el encuentro, minutos fatales lamentablemente, pues ahí fue cuando se decidió el partido.

El amplio dominio posterior por parte del cuadro calameño de nada sirvió, pues no existió jugador alguno que pudiese encontrarse con el gol, siendo probablemente Servín el que tuvo la oportunidad más clara de hacerlo. Con buenos movimientos por parte de los laterales, como así también de sus cuatro volantes, Cobreloa mostró un juego bastante mejor al que venía demostrando en el torneo pasado de la mano de César Vigevani y más cercano a lo que César Bravo logró cuajar en los últimos tres partidos del torneo anterior.

Ya se ha discutido largamente que en el fútbol la posesión no es sinónimo de triunfo, no es un axioma creado para este deporte, pero entonces ¿por qué podemos confiar en que Cobreloa pueda pelear el ascenso este torneo? Me parece que la respuesta va por el hecho de que existe una mejor idea de juego que debe irse puliendo a medida avanzan los partidos. Faltó una mejor lectura del partido por parte del cuerpo técnico y eso es claro. Por ejemplo, Vildan Alfaro entró en reemplazo de Servín a falta de cinco minutos de acabado el encuentro, Jiménez lo hizo a falta de 15’, cuando era más que claro que el desgaste y por ende el necesario refresco debería haber venido antes, pues a Coquimbo ya le resultaba cómodo esperar a un equipo que no tenía las mismas energías que en pasajes anteriores.

Si bien por el torneo, las victorias son cruciales, un paso en falso en el inicio aún no es grave, falta mucho por recorrer y necesitamos que el equipo muestre este despliegue e intensidad en Calama, de seguro complicará a cualquier rival. El tema de los goles es primordial, existen variantes en el plantel así que la petición es no cegarse con un jugador en específico, sino que probar a quien esté en mejor forma, con mayor confianza, regalos como los ocurridos en la cuarta región no pueden volver a pasar.

Ante Iberia viene la segunda prueba y es primordial obtener la nota máxima, de locales es donde este cuadro está obligado a pavimentar la ruta al ascenso, de visita rescatar puntos y ojalá victorias ante rivales accesibles, lamentablemente el resto es verso.

¡Comenta esta noticia!