El cuadro trasandino venció a Bolivia en el Estadio Mario Alberto Kempes por 2 a 0 y consiguió su tercer triunfo consecutivo en lo que va de las clasificatorias para el Mundial de Rusia 2018.

En líneas generales la Argentina jugó bien en momentos precisos, especialmente en el segundo tiempo cuando pareció sentirse más libre, frente a un equipo que vino a defenderse. La albiceleste mostró una pobre actuación, que al parecer era solo para obtener los 3 puntos, no para deslumbrar a su público, hizo mucho menos de lo posible, pero de igual manera fue suficiente para salir victoriosos.

Gerardo Martino dijo horas atrás que a veces hay tiempos para jugar, y otros en los que se necesita lograr la victoria. En ese aspecto Argentina cumplió, pero de ahora en más deberá recapitular algunas cuestiones.

A partir de entonces el partido entró en una zona muerta porque Argentina no le encontró solución al problema que representaba el vallado defensivo de Bolivia. Le faltaba claridad y velocidad porque ni Banega, ni Lucas Biglia pesaban. Entonces, como siempre, todo recaía en Messi y Di María, quienes a su vez no tenían espacio para maniobrar.

Inesperadamente el cotejo se abrió a los 19 minutos. La pelota le cayó a Higuaín en la boca del arco, quien se la puso en los pies a Mercado para que pusiera el 1-0. A pesar de la ventaja a la Argentina le siguió costando porque, a pesar de estar en desventaja, Bolivia no sólo no cambió su sistema sino que también utilizó alguna pierna fuerte.

La polémica llegó a los 29 del primer tiempo, cuando el árbitro central cobra un penal inexistente de Eguino sobre Banega. Messi se puso frente al balón y la mandó al fondo de la red para poner el 2 a 0 y su gol número 50 por la selección albiceleste.

En el segundo tiempo Argentina fue el que todos esperaban que fuera: un equipo que a partir de la conducción de Messi superara a Bolivia sin problemas, más allá de la cantidad de jugadores que pusiera en su campo para defender.

¡Comenta esta noticia!