“Se esperó mucho, se consiguió poco”
En el año 1960 O’Higgins de Rancagua, formó un elenco de estrellas para ganar el campeonato. Para ello, contrató jugadores de renombre como el argentino Federico Vairo, campeón con River Plate y mundialista en Suecia 1958. Repatrió a Jaime Ramirez desde
el Granada de España, reunió a René Orlando Melendez -quien merece integrar una nómina de los diez mejores jugadores chilenos de todos los tiempos- y Jorge Robledo, mundialista con Chile hasta 1957 y goleador de la liga inglesa con 33 goles, entre otros. En
el papel, la escuadra rancagüina dirigida por el argentino José Salerno era un verdadero espectáculo; por semanas, las conversaciones en la Plaza de los Héroes no eran nada mas ni nada menos del brillante desempeño que se esperaba del reforzado conjunto minero.


La institución tenía reales aspiraciones de conseguir la primera estrella, aun así, el rendimiento del plantel diría totalmente lo contrario. En primera fase de Copa Preparación (Copa Chile actualmente), quedó eliminado directamente compartiendo grupo con
el extinto San Bernando Central y el Deportes Colchagua; con el cual cayó el domingo 10 de abril por la cuenta mínima en San Fernando, lo cual sentencio su participación. El domingo 3 de julio de ese año,-1960- visitó a Colo Colo en el Nacional y cae por cuatro
goles  a cero frente a 13.906 espectadores, con anotaciones de Mario Moreno y Bernando Bello. Esta y muchas mas derrotas, terminaron de afirmar la mala campaña del elenco celeste y el despilfarro de dinero que sufrió el club con las contrataciones. “Fuimos
las estrellas estrelladas”, se resignaba Ramírez al terminar el certamen.
Ese torneo, O’Higgins hizo de local en el antiguo estadio Braden; gano 8 partidos de 26 jugados y finalizo séptimo entre 14 clubes. El campeón fue Colo Colo con 35 puntos, el colista Universidad Católica, quien posteriormente descendió.

Imagen destacada: www.ohigginsfc.cl
Lucas Valenzuela Fontaine

PortalFutbol.cl

¡Comenta esta noticia!