En la hilarante anécdota de hoy, nos revocamos al siglo pasado para recordar la clasificación fantasma que celebró la selección chilena al mundial de Alemania 1974. El 21 de noviembre de 1973 se vivió, sin duda, uno de los episodios más inéditos que han ocurrido en la historia del fútbol. Un encuentro que nunca se jugó. Un partido fantasma entre Chile y la Unión Soviética. Ambos debían disputar en la capital, la vuelta de la repesca para el Mundial que se jugaría en Alemania al año siguiente; pero los soviéticos no tomaron el vuelo hacia Santiago reclamando cuestiones políticas, sociales y de seguridad.

El 11 de septiembre de ese año, había estallado el golpe de Estado en Chile y el estadio Nacional había sido utilizado por el general Augusto Pinochet como centro de detención y tortura de opositores al régimen militar; sin embargo la FIFA autorizó la celebración del partido. El máximo organismo del fútbol ordenó al equipo chileno saltar a la cancha sin rival alguno, y para hacerlo mas absurdo debían anotar un gol “simbólico” a puerta vacía para sellar la clasificación. El partido finalizó en 2-0 en contra de la URRS.
Al encuentro asistieron 15 mil personas, duró 30 segundos y se resolvió con un walkover a favor de Chile, este término significa: victoria otorgada a una persona o equipo si no hay más competidores.

“Fue el show futbolístico más burdo que me tocó vivir. El teatro de lo absurdo”, recuerda Carlos Caszely, titular en aquel monólogo deportivo.

Fotos: www.marca.com – www.guioteca.com

Lucas Valenzuela Fontaine

PortalFutbol.cl

¡Comenta esta noticia!